Empresa

Clavos y grampas

Los clavos y las grampas son utilizados con frecuencia junto con la cola para asegurar una fijación.

Las patas de la grampa deben ser insertadas en los bordes con un cierto ángulo respecto de la cara, o sea no en el mismo plano de esta.

Las grampas revestidas se fijan mejor que las que no lo son. Es importante una presión de aire adecuada en la pistola para controlar la penetración y mejorar la fuerza de agarre. Las grampas no deben ser introducidas en los bordes a menos de 20 mm de ninguna esquina. Para aplicaciones sobre superficie se deben utilizar calibres de alambre más gruesos. Las herramientas deben ser ajustadas de forma tal que la grampa apenas quede embutida en la superficie. Una presión excesiva puede producir marcas y rajaduras.

No se deben introducir clavos en los bordes a menos de 20 mm de ninguna esquina.